2012/02/16

_06_ Rioja en Álava, diseño "a favor del Vino"

La intensa evolución que  el mundo del vino ha sufrido en los últimos tiempos, al calor de la bonanza económica del último ciclo, ha dejado en La Rioja  algunos prototipos interesantes de nuevas maneras de entender las bodegas y la elaboración del vino.

Un ejemplo de ello es la bodega de Rioja Alavesa Baigorri, a punto de cumplir diez años desde su construcción (recomiendo su “hormigonada” web: http://www.bodegasbaigorri.com/), sigue siendo novedosa en cuanto al concepto que yo he llamado de “diseño a favor del vino” que parece guiar el proyecto de esta bodega.
Y he titulado este artículo como “diseño a favor del vino”, porque todos los elementos de este proyecto parecen haber sido estudiados para eso, para favorecer el movimiento natural de la uva y el vino dentro de la bodega, e incluso la necesaria transformación del lugar, ha sido después minimizada y se ha reconstruido la ladera, transformada en pequeñas superficies aterrazadas.
De la web del estudio del arquitecto autor del proyecto, Iñaki Aspiazu, reproduzco una sección que explica y define totalmente la idea principal de esta bodega:
Está concebida para que todos (o casi todos) los trabajos que la elaboración del vino- desde que la uva llega hasta la bodega- conlleva, se puedan realizar por gravedad, sin bombeos.
Por ello, la uva entra en bodega en la parte más alta del recinto, y sale transformado en vino embotellado por la parte inferior. Un resumen extremo de lo que dentro de esta gran nave de elaboración sucederá, claro está.

El siguiente detalle de la entrega de la rampa que comunica todos los niveles de la nave de elaboración:
37 metros de profundidad en la construcción de la bodega, inusual en este tipo de edificaciones, y de la que esta imagen, también de la web de Aspiazu, del proceso de la obra es bastante esclarecedora.

Una de las escasas concesiones al diseño, más allá de la funcionalidad, que encontramos es, además, su elemento identificador, un pabellón de vidrio (acceso para las visitas) desde el que divisar por última vez el paisaje de la Sonsierra antes de “comenzar a bajar” a la gran nave de producción.


 
En su interior, pocos materiales, falso techo de zinc y suelo de gres, el mismo pavimento que se ha elegido para toda la bodega y pilares de acero en cruz, como soporte de la cubierta de gran vuelo.

Sin querer he hecho una visita al revés, desde dentro hacia fuera, pero creo que es la manera correcta de acercarse a este proyecto.
Por último, tengo pendiente la cata, en casa, de los vinos que compré en la bodega, este puede ser un buen momento…
¡Salud!





2 comentarios:

  1. Interesante bodega y tu artículo también, pero no dices nada de sus vinos por algo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya voy probando los vinos que compré y, aunque no lo hubiese pensado de una bodega de Rioja Alavesa, me gustó mucho el Blanco Crianza.

      Eliminar